Motivar la capacidad imaginativa y creativa del alumno/a a través de diferentes recursos y estrategias procedentes de las ramas artísticas, científicas, humanísticas y de la animación socio-cultural.

La creatividad parece ser una capacidad con la que todos nacemos en mayor o menor medida. Sin embargo, a lo largo del proceso de socialización vamos perdiendo parte de esa capacidad en pro de un mayor cumplimiento de los estándares grupales.

Distinguimos dos estados de creatividad: primero, la creatividad embrionaria, aquella que denominamos ocurrencia o chispa inicial y, segundo, la idea madura. Partiendo de la base de que toda idea es poliédrica, el análisis de sus diferentes puntos de vista es lo que permite mejorarla y pulirla una y otra vez hasta llegar a esa idea madura.

Por otra parte, el estímulo y despliegue de la creatividad requiere de un nivel de autoconocimiento mínimo, ya que la conciencia de nuestras capacidades, limitaciones y habilidades es lo que nos otorga la confianza suficiente para ser creativos.

Estimular el pensamiento divergente en la resolución de situaciones problemáticas, identificando la capacidad creativa que todos y todas tenemos.

Llevar a cabo un proceso de autoconocimiento que repercuta en la mejora del concepto y estima personales.

Facilitar la identificación de capacidades y habilidades personales que conforman la totalidad del individuo que somos.

Por tanto, con el Programa, en su dimensión de Emprendimiento personal, se persigue lo siguiente:

Dimensión personal

Sus activos